Conoce nuestros productos

Creamos, reparamos, diseñamos productos reciclados lámparas, cristalería, muebles, accesorios para que cuidar el ambiente sea fácil!    ...

¡Sustancias peligrosas! ¿En mi casa? ¿Dónde?

Esta ocasión escribo para dar algunos tips para ahorrar dinero, tener menos sustancias peligrosas en casamenos riesgos para la salud de nuestra familia, mascotas y el ambiente.
 Si observamos cañerías vertiendo sustancias “desconocidas” a alguna corriente de agua más o menos limpia, podemos pensar que “eso” (sea lo que sea) no debería de generarse, debería de ir a parar a otro sitio donde no cause contaminación o al menos, ¡terminar donde no se vea!, diría alguno.

Afortunadamente se hacen esfuerzos (aunque no suficientes) para evitar la contaminación industrial, pero las fabricas no son los únicos sitios donde se manejan productos con sustancias peligrosas. En nuestras casas también los utilizamos, afortunadamente en menores cantidades, pero que aun así pueden causar daños a la salud y al ambiente. En las fabricas, para prevenir o reducir el problema de manejo de sustancias peligrosas, se capacita al personal, se utiliza equipo de protección y se mejoran procesos.  Así que, ¡empecemos a hacer lo mismo en nuestras casas!

Sustancias peligrosas, ¿En mi casa? ¿dónde?
Seguramente alguna vez hemos tenido en casa destapa caños, cloro, sosa, sprays, insecticidas, pinturas, barnices, solventes, o en sí productos con componentes posiblemente peligrosos, que en casa están en algún sitio no muy visible, juntos o separados, identificados o ya tan viejos que ni siquiera sabemos que tienen dentro, lo único que se sabe a veces por intuición es que deben de estar lejos. Para ir incorporando limpiadores naturales a nuestros hogares podemos seguir los siguientes consejos:

1.   Reduce los productos peligrosos para el hogar. ¡Por favor! Cuando te sientas tentado a comprar un producto que ofrece solucionar milagrosamente manchas, polvo, sarro, etc., piénsalo ¿es realmente indispensable comprarlo? ¿Donde se tira ese producto cuando ya no es útil? ¿hay otra opción? Por supuesto que la hay y son los limpiadores naturales.
2.   Conoce las características del producto. ¿Si supieras que tu producto favorito tiene componentes que pueden dañar la salud de tu familia, seguirías utilizándolo? No hay que ser expertos en química, pero si podemos conocer más acerca de los productos que utilizamos. Leer la etiqueta del producto e investigar sus características y efectos, te ayudara a decidir si utilizas productos tóxicos, irritantes, corrosivos, etc. y como manejarlos.
3.   Guarda e identifica adecuadamente las sustancias peligrosas. Es común encontrar sustancias peligrosas en envases plásticos “no identificados”, que pueden ser fácilmente ingeridas, causando daños a la salud. Para evitar esto, mantén las sustancias peligrosas en su envase original o colócalas en envases resistentes (según sus características) identificándolas lo mejor posible.

Foto: Identificación mínima para un producto peligroso

4.   Desecha adecuadamente las sustancias peligrosas y sus envases. En este punto me gustaría dar una solución especifica, desafortunadamente en México, son pocos los sitios adecuados a nuestro alcance para desechar sustancias peligrosas. Entonces, al menos en el caso de que sobre una cantidad grande de producto, busca alguien que la pueda utilizar, procura desechar el envase vacío, evitando su reuso sobretodo para alimentos y bebidas, perforándolo por ejemplo. Y bueno, aunque no me guste decirlo, si no puedes hacer lo anterior, coloca los envases de los productos de o con sustancia peligrosas en la basura, eso sí, claramente identificadas. 



Siguiendo los puntos anteriores contribuyes a reducir la contaminación a través de sustancias químicas, evitas que se desechen en el drenaje, ahorras dinero al evitar la compra innecesaria de estos productos y por supuesto en casa, tendrás un ambiente limpio de sustancias que no solo pueden dañar "bichos" sino nuestra salud. Cuida el ambiente, cuídate tu! 

Publicidad